Penalización Google

Cuando el tráfico de un sitio web depende en un 80% de los motores de búsqueda, que en España sabemos perfectamente a Guién se debe, y, de un día para otro, sin causa aparente, desaparece de las SERPs, tenemos un problema.
Si detrás del sitio web hay un consultor SEO o una agencia de marketing online, empieza el nerviosismo, más de uno ve su cabeza en la guillotina y escuchamos cosas como “yo no he sido” que recuerdan a etapas infantiles de nuestra vida pero que no aportan ninguna solución.

En estos casos, el responsable SEO del sitio web sabe perfectamente lo que ha hecho y cómo resolverlo, pero, y ¿si detrás de este problema no hay un responsable?:

  • Podemos echarle la culpa al buscador y esperar a que vuelva a querernos.
  • Lamentarnos y pensar que la gran G se equivoca (es verdad que cada vez los resultados son peores) y que ya volverá a darse cuenta de que somos los mejores o,
  • ¡Houston, Houston! Necesitamos un SEO.

Hace un par de años tuve una llamada Houston, ahora bautizada por un buen amigo como “la llamada del ahorro”.
El sitio en cuestión, se dedicaba a temas relacionados con la formación.

Tras mucho tiempo bien situado en las páginas de resultados del buscador, había desaparecido del mapa sin que se hubiese realizado ningún cambio penalizable importante  en los últimos meses (responsable de informática dixit).
Los primeros pasos, dados por simple observación del site no arrojaron mucha luz y parecía efectivamente que el que todo lo sabe se estaba equivocando.

  • El sitio web utilizaba un gestor de contenidos, de los más habituales, que aunque no estaba actualizado no presentaba señales de intrusión.
  • Alguna de las extensiones de terceros estaban bastante desactualizadas, pero tampoco encontré agua.

Al acceder a las herramientas para webmaster que tenían instaladas empezamos a ver la dimensión del problema (el cliente, o su responsable de informática, miente se olvida de algún detallito importante, incluso en estas situaciones, los datos no).
Tenían instalado, aunque no lo usaba desde hace tiempo y supongo que ya no se acordaba de su existencia, una plataforma de enseñanza online, de código libre, muy desactualizada, con uno o varios agujeros que estaban siendo explotados por intrusos, genereando mucho contenido relacionado con el sector de adultos y la farmacología más especializada en disfunciones eréctiles.
¡No se lo podía creer! Su estrategía de captación de tráfico estaba siendo comprometida por pastillitas azules en un CMS que no le producía ni un sólo céntimo y además no sabíamos cuanto tiempo podíamos tardar en resolver el problema, no la eliminación del contenido inadecuado, sino la reconsideración por parte del productor de tráfico.
Una vez hecha la limpieza, de forma adecuada eso sí, y habiéndole prometido a la gran G que íbamos a ser niños buenos e íbamos a tener nuestra habitación ordenada para que todos los invitados pudiesen verla, el tráfico no tardo demasiado en restablecerse, no recuerdo exáctamente cuánto, pero no me pareció mucho, aunque estoy seguro que a mi cliente sí.
Durante este tiempo insití a mi cliente en la necesidad de volver a crear contenido de calidad y no quedarse esperando, además claro, de reforzar su campaña de pago por click. Qué curioso, el don’t be evil produjo más ingresos a la máquina de hacer dinero con los anuncios por palabras.
En fin, muchas veces tengo la sensación de que todo acaba igual, soltando plata y más plata a una empresa que parece que vive de regalar caramelos a los niños.
En definitiva:

  • Cuando dependes de un gestor de contenidos, es completamente necesario que lo mantengas actualizado, porque muchas de las actualizaciones no sólo añaden nuevas funcionalidades que pueden interesarte o no, sino que además tapan agujeros más o menos grandes, y ojo, no sólo hay que actualizar el CMS, sino que también hay que mantener al día todas las extensiones que utilicemos.
  • Si has desestimado la utilización de un CMS, o no lo estás utilizando, o lo borras o prestas la misma atención que si lo estuvieses utilizando.
  • Diversifica, diversifica y diversifica. No creas que los buenos resultados en las SERPs te pertenecen, NO son tuyos y piensa que buscar una estrategia de marketing online que no dependa sólo del tráfico orgánico es lo más adecuado, vamos, lo que en el día a día se conoce como “no poner todos los huevos en la misma cesta”.

* Todavía recuerdo la cara que puse la primera vez que me “perdieron” la maleta en un aeropuerto con toda mi ropa. No sé porqué pensaba que esas cosas sólo le pasaban a los demás.

Fin de semana romántico en Lanzarote y ni siquiera me podía duchar. A partir de ese momento decidí que había que hacer las maletas de otra forma y repartir la mitad de la ropa de cada viajante en maletas distintas, de esta forma si perdían sólo una, la otra tendría ropa suficiente para poder pasar ese finde sin demasiados problemas.

Un pensamiento en “Penalización Google

  1. HGR

    Que buen post. Llevas mucha razón, siempre pensamos que las cosas le pasan a los “otros” y cuando nos toca! cara de O_O

    Pero bueno, ahí está el lado bueno de la situación; Aprendes algo nuevo y experiencia!

    Saludos desde Lanzarote 😉

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *